Lunes, 1 de Septiembre 2014
Furia y represión tras un empate polémico

La terna arbitral se retiró del campo de juego protegida por la policía tras un arbitraje polémico.

Por Emiliano Azubel. Luego del 1-1 ante Colón, los hinchas de San Lorenzo se enfurecieron contra Abal por un fuera de juego antes del gol de Garcé. La policía dispersó con gases y balas de goma.


Iban 22 minutos del segundo tiempo. El partido transcurría con tranquilidad. San Lorenzo, con un jugador de más desde los 30´ de la primera etapa, ganaba 1-0 y sumaba puntos para su lucha por salir de la zona de Promoción. Pero en una jugada el clima cambió radicalmente. Un error del árbitro Diego Abal le permitió llevarse un punto a Colon, gracias al gol de Ariel Garcé para poner el 1-1, tras un centro de Federico Higuaín en posición adelantada que señaló el asistente Julio Fernández, quien bajó la bandera.

Sin embargo, Abal dio continuidad a la jugada que terminó en gol de  Garcé, quien casi displicentemente empujó la pelota dentro del arco porque todos los defensores y hasta el arquero local creyeron que el juego estaba parado. Luego, el partido se tornó muy inestable y el 1-1 no se pudo quebrar. El Ciclón sumó un punto en su promedio, pero la sensación que quedó en el aire del Bajo Flores estuvo más ligada a la pérdida de dos unidades. Así, quedó a nueve puntos de Arsenal y debajo de Unión, All Boys y San Martín de San Juan en la tabla por no caer en Promo.

El final del partido fue con amenazas de plateistas a la terna arbitral y con choques con la policía, que intentó dispersar con gases lacrimógenos y balas de goma, de manera indiscriminada.

"San Lorenzo no puede ser sancionado, ¿qué quieren que haga la gente? Los hinchas reaccionaron porque vieron que el árbitro cobró algo que no debería haber cobrado”, justificó el presidente del Ciclón, Carlos Abdo. 

Apenas terminado el partido, los hinchas de San Lorenzo debían aguardar en la tribuna la salida de sus pares de Colón, pero no esperaron y se cruzaron con la policía.

Tras algunas fricciones, los efectivos intentaron dispersar con balas de goma y gases lacrimógenos, cuyos efectos se sintieron en la zona de plateas. Fueron unos pocos minutos de represión, pero con bastante fuerza.

Ya frente a la zona de ingreso de platea norte, en la zona que se conoce como "la nave", cerca de los vestuarios, los hinchas se juntaron para recriminar a la comisión directiva del club e insultar a los árbitros.

"Abal no se equivocó sólo en el gol de Colón sino que también se equivocó en un gol de Cristian Chávez en el que no había offside. Es raro, pero se equivocan mucho con nosotros", disparó Abdo, visiblemente enojado por la situación. "No quiero decir algo que después pueda lamentar, pero voy a ir a la AFA porque esto así no puede seguir", agregó. Para Abdo, "estos torneos cortos ponen loca a la gente" y justificó los episodios de violencia de sus hinchas luego del encuentro en el Nuevo Gasómetro.